10 tendencias de diseño gráfico de 2022

Hoy en día todo está en movimiento. Casi todos los ámbitos de nuestra vida se están constantemente reinventando, sobre todo la parte profesional y en especial aquellas profesiones creativas que tratan el aspecto visual: la moda, la arquitectura, la publicidad, el diseño gráfico… Y ésta última es en la cual nos centraremos en este artículo.

Las tendencias de diseño cambian y se transforman cada vez más rápido y, aunque cada marca tiene necesidades diferentes, debemos estar a la vanguardia para utilizarlas a nuestro favor. El objetivo de cualquier tendencia es complacer a los consumidores, ya que, al final, son ellos mismos quienes las crean: ellos deciden lo que es tendencia y lo que no en función de lo que consumen.

Por tanto, es muy importante conocerlas para diseñar en función de lo que interesa a nuestro público y ofrecerles lo que quieren, atraer su atención y ganarnos su fidelidad.

Y es que… ¡no hay nada peor que una marca que no está al día! Por eso, haremos un repaso del sector del diseño gráfico y veremos las 10 tendencias más presentes este año, y que (quién sabe) pueden continuar el próximo año:


1. Los años 90 y el estilo retro

El estilo retro nunca ha pasado de moda, pero este año está en auge más que nunca y, como siempre, se va renovando. Tras los revivales de los 70 y 80, ahora vuelven con fuerza los años 90.

La nostalgia por el pasado y por los orígenes de internet hacen que en el ámbito del diseño digital abunden los colores brillantes, los emoticonos muy sencillos, las imágenes pixeladas y en definitiva todo lo que recuerde al diseño primitivo de las primeras webs. Por lo que respecta al sector más editorial, resurge el estilo grunge y las influencias de arte urbano: texturas ásperas, imágenes con grano o de estilo analógico, collages, estilo fanzine, etc.

Este marketing de la nostalgia es una herramienta muy poderosa para conectarse emocionalmente con los consumidores, sobre todo al público milenial.


2. Los títulos y las imágenes extragrandes

Para captar la atención muy rápidamente y dar importancia a lo que queremos. Destacamos la imagen o el mensaje por encima de todo lo demás, siempre en función de lo que nos interese más en cada caso: Si en nuestra comunicación importa mucho el mensaje o la tipografía forma una parte esencial de la personalidad de la marca, utilizar textos muy grandes será una buena solución gráfica. Últimamente, esta tendencia la acostumbramos a ver mucho en webs.

Si, por el contrario, queremos focalizar la atención en el producto o tenemos una fotografía muy cuidada, utilizaremos las imágenes a lo grande, como suele hacerse en el mundo de la moda, entre otras.

Eso sí, siempre compensándolo con una buena jerarquía con el resto de los elementos.


3. La diversidad

¡Representar la diversidad en la que vivimos está de moda, y esperamos, que nunca deje de estarlo, o al menos así será siempre en Acrònim! Utilizar imágenes inclusivas en nuestra comunicación que representen a todos los públicos, géneros, razas y colectivos humaniza y hace reales a las marcas y empresas. ¡El mundo es diverso! Y tener respeto y empatía por todo lo que nos rodea, más que una tendencia, ¡es una obligación!

Imágenes de distintas campañas de la marca Benetton.


4. Los vídeos cortos, gifs y animaciones en loop

Combinar los elementos gráficos como ilustraciones y tipografías, pero en movimiento, llama la atención de nuestro consumidor ayudando a que el público perciba nuestro mensaje de una forma más dinámica y se quede más tiempo visualizándolo. Además, los nuevos algoritmos de las redes sociales nos conducen, cada vez más, hacia la creación de este tipo de contenidos.

Imagen: Ejemplo de gif de la marca Red Bull


5. Ilustraciones lineales personalizadas

Las gráficas sencillas personalizadas pueden dotar de un punto muy interesante a cualquier proyecto sin perder profesionalidad. Hablamos de las ilustraciones lineales y/o hechas a mano, una tendencia que cada vez vemos más en las campañas.

Dotan a la comunicación de un aire muy honesto y cercano, por lo que nos permite transmitir ideas de forma más informal. Funcionan muy bien en tonos monocromáticos y permiten realizar infinidad de declinaciones.

Imagen: Campaña «Compra a Prop» del Ayuntamiento de Barcelona


6. Diseño monocromático

Es una técnica en la que se utiliza un solo color como base combinado con otro tono en la misma gama cromática. Es una opción muy interesante porque unifica y da mucha personalidad a la imagen, sobre todo en casos en los que tenemos muchos elementos.

Se suele utilizar mucho en fotografía y en vídeos, pero también en piezas gráficas. Utilizar una misma gama cromática ayuda al cerebro a unificar la información y nos hace más fácil ordenar los elementos. Al tener una coloración muy simple y elegante, también ayuda a no desviar la atención del contenido y, por tanto, percibimos el mensaje con mayor claridad.


7. Formas geométricas

La creación de piezas con formas geométricas nos da infinitas posibilidades. Podemos crear composiciones de aspecto dinámico y divertido, series de patrones sobrios y elegantes…

Son muy útiles para crear identidades de marca dinámicas, puesto que nos ayuda a crear patrones corporativos variables y también es una técnica genial para la construcción de tipografías y logotipos tipográficos. De hecho, nuestro logo fue creado así, a través de círculos y líneas unidas entre ellas.

Imagen: Parte del manual corporativo de la nueva identidad de los Juegos Olímpicos


8. Minimalismo

Consiste en reducirlo todo a lo esencial, a desprendernos de los elementos que no sean necesarios.

Muchas marcas han rediseñado su logotipo utilizando este estilo, reduciendo el exceso de detalles y simplificando las paletas de colores a uno o dos tonos.

Una razón de esta tendencia es el auge del mundo online: Simplificar la marca ayuda a que sea más reconocible y legible a cualquier tamaño y sea más fácil de reproducir en las pantallas.

Imagen: Rediseño del logotipo de Burger King y Tous


9. Ilustración 2D y 3D

Combinar formas 2D/3D con elementos planos (como tipografías y formas geométricas) nos ayudan a crear composiciones muy potentes y con perspectiva, dando vida a productos y así como un mayor detalle y profundidad a la imagen.

Pueden ir desde lo abstracto hasta una estética completamente realista. El avance en las tecnologías de software ha democratizado enormemente ese estilo.


10. Memes

Los memes ya han entrado de lleno como una forma de comunicarse de la sociedad y muchas marcas lo aprovechan para conectar de una forma muy informal y empática con sus usuarios. Eso sí, debemos tener mucho cuidado a la hora de utilizarlos, ya que no son válidos para todas las marcas: debemos tener claro si nuestro tono de comunicación lo permite y no abusar de ellos sólo porque son virales, sino hacerlo de forma razonada y espontánea.

Imagen: Ejemplo de meme utilizado por la empresa Netflix

Algunas de estas tendencias pueden desaparecer pronto mientras que otras irán surgiendo para ocupar su sitio, pero hay que estar al día y ser flexibles para que como marcas, podamos responder con consideración y rapidez a los cambios de la cultura y la sociedad.

Desde Acrònim, ayudaremos a tu marca a estar al día para no perder nunca la conexión con tu público.